NOCHE DE SAN JUAN COBRÓ VIDA EN LA CASA LIRCUNLAUTA DE SAN FERNANDO

IMG_5826 (3000x2000)

La noche más larga de todo el año ha estado siempre acompañada por un halo de misterio y misticismo, y esta vez no fue la excepción para la gran cantidad de personas que participaron de la actividad.

La música y el folclore se dieron cita este lunes 23 de junio en la Casa Lircunlauta de San Fernando para celebrar la Noche de San Juan, tradicional actividad en la que se ponen en práctica diversas supersticiones y ritos, tales como: sentarse debajo de una higuera con una guitarra, poner papas debajo de la cama, y quemar un muñeco para alejar las malas vibras.

“Fuimos testigos de cómo unas 180 personas llegaron a ver cómo nuevamente esta tradición cobraba vida en nuestra ciudad, contándose además con la presencia del Dúo Maitinada, el Conjunto Folclórico Raíces Colchagüinas, el payador Gilberto Acevedo, el Conjunto Folclórico Trilladores de Mi Alma y el Dúo Voces Colchagüinas”, señaló la directora de la Casa de la Cultura de San Fernando, Rommy Castro.

La funcionaria indicó que “la Noche de San Juan, asociada a la vigilia de la noche más larga del año, con sus sortilegios, comidas, bailes y ritos, nos representa plenamente como chilenos, ya que nos permite reencontrarnos con algunos de los valores que están presentes en lo más profundo de nuestra identidad nacional”.

Al referirse a la actividad que se realizó en la Casa Lircunlauta, que dirige María Alejandra Gómez, la directora de la Casa de la Cultura destacó que “el interés del Alcalde Luis Berwart ha sido siempre retomar ésta y otras tradiciones que por años se habían realizado en la capital de la Provincia de Colchagua”.

Del mismo modo, Rommy Castro informó que “nos preocupamos de ornamentar el lugar de tal manera de que se generaran los espacios para poder celebrar y compartir en una tertulia que fue muy agradable”.

Como cada 24 de junio a las 00:00 horas, algunos de los asistentes señalaron haber visto florecer la higuera por única vez, apenas por unos instantes.

Pero no todo fue música y supersticiones en la Noche de San Juan, una de las celebraciones más antiguas y conocidas del país; generándose esta vez una amplia oferta culinaria.

Las infaltables prietas, el mate, las sopaipillas con pebre, y las tortillas de rescoldo fueron degustadas por la concurrencia junto al tradicional vino navegado que entibió la fría noche invernal sanfernandina.

Al final de la jornada, se dieron cita en el Museo Lircunlauta los integrantes del Centro de Extensión del Liceo Neandro Schilling, quienes venían de realizar su tradicional procesión a la tumba don Juan Danús, quien fuera el primer director de la Casa de la Cultura de San Fernando.

Anuncios